OPINIÓN «HUÉRFANA, MONSTRUO, ESPÍA» Matt Killeen

SINOPSIS

Verano de 1939. Para los judíos, el momento adecuado para huir de Berlín ya ha pasado. Después de un desastroso intento para escapar de la ciudad, que le costó la vida a su madre, Sarah, una chica de quince años, inteligente, atlética e impulsiva, se encuentra sola. Y sola deberá huir. Justo cuando parece que nada puede ir peor, Sarah se topa con un espía británico que le hace una oferta imposible de rechazar: si le ayuda con su misión, la sacará de Alemania.

Es entonces cuando le da a Sarah una nueva identidad y la envía a un internado para las hijas de los principales oficiales nazis. Su misión: hacerse amiga de Elsa Schäfer, la hija de un científico nuclear recluido, y descubrir todo lo que pueda sobre el laboratorio secreto de su propiedad.

Cuando finalmente la invitan a la finca de Elsa, Sarah descubre algo que podría cambiar el curso de la guerra y su propio destino para siempre.

MI OPINIÓN

Las historias ambientadas en la Segunda Guerra Mundial son mi debilidad. Me gusta leerlas porque tocan mis fibras, porque me emocionan, porque me enojan, porque me entristecen, porque me alteran. Mentiría si dijera que no busco llorar cuando leo historias sobre la crueldad Nazi, por ello me decepciono un pelín cuando no lo hago. Quizás me juzguen por esto, pero no importa, es la verdad.

«Huérfana, monstruo, espía» es un libro excelente, pero no logré encajarme con las emociones narradas. Está bien estructurado, se entienden los personajes, se entienden los sucesos, pero a mí no me hizo sentir demasiado. Y aquí es cuando entra en conflicto mi opinión: sé que leí un buen libro pero no una historia que me emocionara.

Nuestra protagonista es Sarah. Huérfana, judía de quince años, y rubia de ojos azules; termina trabajando para un espía británico, también de espía en un internado de niñas nazis. Entra a estudiar bajo una identidad falsa (haciéndose pasar por alemana “pura”) con el único propósito de obtener información. La situación es intensa para ella porque evidentemente no concuerda con la idea de “ser superior” de los Alemanes. Así que debe encerrar en un baúl dentro de sí todo el odio y el rencor y la tristeza. Sarah se ve envuelta en un círculo que le hace daño pero ella no se detiene en la búsqueda de cumplir la misión.  

No estoy segura de sí fue la forma en la que se narró la historia lo que hizo que no me conectara. Es complejo de explicar, porque me mantuvo enganchada más no emocionada. Si se narraba rabia, yo no sentía rabia; si se narraba tristeza yo no sentía tristeza… y así sucesivamente.

Así que en pocas palaras, «Huérfana, monstruo, espía» es un libro que sí recomendaría, pero lo haría con la advertencia de que no me llenó por completo.

Acerca de Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.