CARTA A TUS “ERRORES”: no me escribas más, por favor

Me escribiste diciendo que quieres verme, ¿pero cómo verte sin sentir mil agujas clavadas en el pecho por todo lo que me hiciste? ¿Cómo justificar mi ansiedad, mis manos sudorosas, el tic de mis pies tropezándose uno al otro cuando me digas «hola»?

Me gustaría decir que ya no lloro cuando siento miedo de que vuelvas a hacerme daño. O que ya no suplico a la madre naturaleza para que me desaparezca de la faz de la tierra si me buscas otra vez. He pensado por mucho tiempo en el pasado, en las consecuencias, en lo que siento, en cuánto duele… Pero pocas veces me permito pensar en la sensación de ya no tener dolor. Es como si la posibilidad de sanarme no existiera. Como si yo sufriera una enfermedad huérfana de la que nunca nadie habla, una enfermedad que nunca nadie podrá curar. Y de esas pocas veces que pienso en un futuro en paz, te mantengo al margen.

Lee Carta a mi futuro amor

Quisiste llamar “errores” a tu singular forma de hacerme daño. Así que a ellos me dirijo, a tus malditos “errores”. Necesito entender. Que tus “errores” me expliquen su plan, porque todo ha salido fatal para mí.



Y qué más da, ¿cierto? Lo hecho así se quedará. No podré borrar el miedo, las lágrimas, la frustración, y mucho menos haré que mi mente ignore la realidad. Aquí muchas cosas se han quedado rotas, y solo yo fui castigada. Rompiste mi piel, mis labios, mis ojos, mis manos, mi corazón, y todo cuanto de mi cuerpo existe. Todo, absolutamente todo, roto por culpa de tus “errores”.

Pero no lo entenderás. Tú qué sabes de sufrimiento si no has nadado dentro de mi sangre hirviendo de angustia. Qué sabes de miedo si no has tocado mi piel que ya no resiste un golpe más. Qué sabes de llanto si no has bebido mis lágrimas que tienen el sabor de lo que me hiciste.

Lee Carta a un amor del pasado

Tengo miedo de que estemos juntos, de que vuelvas, de que tus errores regresen. Por mucho que lo imagine, ninguna posibilidad se asemeja a tenerte de vuelta en mi vida. ¿Cómo volver si la sola idea de decirte «hola» se me figura la peor pesadilla que cualquier ser viviente pudiera experimentar?

Pero dices que no es tu culpa, así que si mi dolor, mi padecimiento no es tu culpa, entonces léele esta carta a tus “errores”, y diles que no estoy mínimamente dispuesta a convivir con ellos.

Estoy rota, es cierto, pero solo me rompiste, no me idiotizaste.

No me escribas más, por favor.

Acerca de Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

2 comentarios

  1. Pingback: ¿NOS OBLIGAN A VER LA NAVIDAD COMO LA ÉPOCA MÁS FELIZ DEL AÑO? - Jarhat Pacheco

  2. Pingback: ESTE AÑO APRENDÍ QUE... - Jarhat Pacheco

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.