CARTA A UN AMOR QUE NO VA A REGRESAR

Después de ti, en días como estos, en los que las nubes no llueven y el cielo está tan despejado, me siento en desventaja. Quiero poder alcanzar su nivel, el de llover con fuerza y saber cuándo detenerme, pero nunca sé hasta cuándo, nunca sé decirme basta, y mucho menos sé no causar estragos. No soy como las nubes; quiero dejar la amargura atrás para convertirme en luz, pero solo me convierto en una persona con el corazón pantanoso y muerto de frío.

Hace mucho tiempo estás naufragando dentro de mí y te mantengo a flote con las pocas fuerzas que me quedan. No me atrevo a soltarte, no me atrevo a permitir que desaparezcas para siempre porque hacerlo sería perder una parte de mi vida.

No me atrevo a soltarte…

Ojalá pudieras explicarme el método correcto para sacar el dolor de mi corazón sin que eso signifique olvidarte. Quiero recordarte, quiero que permanezcas siempre en cada paso que doy, pero no quiero caminar con tu recuerdo doliéndome. Quiero caminar sabiendo que nos amamos infinitamente y que ahora seguramente estás en paz. Pero no lo logro.

El día que te fuiste se fue contigo mi capacidad de discernimiento. Entiendo perfectamente que debo salvarme de mi propio invierno, pero todavía no estoy preparada para reconocer que te fuiste y que no regresarás por mí.


Me dejo abrazar por mi frágil corazón que permanece en duelo fatal desde que te fuiste.

Decidí escribirte creyendo que de alguna forma milagrosa, mis palabras llegarían a ti, pero si soy realista, sé que absolutamente todo lo que escribí se perderá en el aire porque es una carta a un amor que, pase lo que pase, y diga lo que diga, no va a regresar. Y no sabes cuánto lo lamento. No sabes cuánto lamento que nuestra historia quedara partida con dolor, lágrimas y vacío.

No he sido todo lo suficientemente fuerte para afrontar tu partida. ¿Pero es que cómo uno va explicándose a sí mismo que el amor de su vida un día, de la nada, cerró los ojos para no abrirlos más?

Amor, vida mía, te extraño demasiado, y la razón no me está ayudando a sobrellevar tu ausencia que tanto duele, así que me dejo abrazar por mi frágil corazón que permanece en duelo fatal desde que te fuiste.

Siempre tuya, J.

Acerca de Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

4 comentarios

  1. Normalmente las personas no creen en los talentos jóvenes… Yo creo en ti!

  2. Siempre te leo.Hemosa vaya que tienes talento e inspiración. Que cosechas muchos éxitos. Lo mereces. Saludos.

  3. Pingback: ME ESTÁS COSTANDO, poema - Jarhat Pacheco

  4. Pingback: CARTA A UN AMOR QUE FUE CORRESPONDIDO - Jarhat Pacheco

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.