CONFESIÓN SOBRE MI MIEDO

De qué me sirve estar frente al espejo si no reconozco al fantasma que se refleja en él.

Tengo miedo muchísimas más veces de las que quisiera aceptar. Hay días en los que me descubro debajo de una mesa mental que fabrico para protegerme no solo de las personas, sino del temblor que provoco con mis pensamientos. Hay días que llegan y me derrumban y no sé por qué, no sé por qué lo permito.

Me gustaría poder despertar de esta pesadilla sabiendo que seré fuerte, sabiendo que nada me hará llorar, pero la sorpresa es la de siempre, la sorpresa es que no hay sorpresa, la sorpresa es que despierto y ya me veo cayendo en un charco de lodo, o me veo tratando de evitar que grandes espinas que crecen sin control a mi alrededor, se incrusten en mis brazos, en mis piernas, en mi cabeza, en todo mi frágil cuerpo.

DESPERTAR DE LA PESADILLA

De qué me sirve querer ser fuerte si querer no es poder, de qué me sirve estar frente al espejo si no reconozco al fantasma que se refleja en él.

Quiero poder salir de esta pesadilla que es un mar de animales hambrientos que me arrancan algo más que mi carne. Estoy perdiendo no solo los días, también me estoy perdiendo a mí, y temo que nadie —ni siquiera yo—, pueda encontrarme. Está muy oscuro aquí, y no sé abrir los ojos, y mucho menos, sé encender la supuesta luz que hay en mí.

Confieso que tengo miedo cuando respiro, cuando duermo, cuando camino, incluso cuando creo no tener miedo también tengo miedo. Esta es una confesión sobre mi miedo, pero no me siento más ligera al hacerla. Mi cuerpo se llena y se llena de algo que no tiene nombre pero se siente espantoso. Es como si mi cuerpo se alimentara de la oscuridad y de cualquier ser tenebroso que se esconde en ella.

Soy una mezcla de cansancio y ruina. Aquí tengo mucho por hacer, pero todo se me asemeja tan devastado, que dar el primer paso requiere una fuerza que todavía no descubro en mi ser que tantas veces se ha rendido.

¿Cómo combato mi miedo si me da miedo hacerlo?

Acerca de Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.