REFLEXIÓN SOBRE EL MIEDO

No sé si exista algún secreto para vencer el miedo, pero yo lo abrazo y le digo “espera, luego te atiendo”.

Muchas veces he tenido miedo. Y con el miedo vienen las dudas y los reproches que me hacen sentir incapaz de dar un paso adelante, entonces hago una pausa. No para rendirme, sino para contemplar todo lo que me rodea y todo lo que tengo dentro y buscar algún indicio de mi supuesta incapacidad.

Me tomo un respiro, leo un libro, escribo sobre cualquier cosa, veo alguna serie, duermo, escucho música, etc., y con ello intento darme unas vacaciones de mi mente que a veces me juega sucio.

Lee Mejores libros del 2018

Entonces las respuestas llegan.

Es cierto que muchas veces tengo miedo, pero incluso temiendo, soy muy capaz de dar todos los pasos hacia adelante que quiera. Solo es cuestión de no apresurarme, de no azotarme a mí misma, de aceptar que no soy una máquina que produzca perfecciones, y mucho menos, soy un ser excepto de sentimientos negativos.



Cuando tengo miedo, mi respuesta a él, es siempre el tiempo y mi tenacidad porque mis sueños merecen ser cumplidos.

Nos dicen que temer está mal, pero no es así. Lo que está mal es tener miedo y no intentarlo. Mi sangre puede estar hirviendo y mi sistema nervioso a punto de colapsar, pero lo intento.

Lo que está mal es dejarte vencer, rendirte, dar un paso atrás.

A veces tenemos miedo al miedo, más no a las consecuencia de nuestras acciones. Y por ello preferimos abandonar nuestros sueños. Entonces por eso siempre me tomo un tiempo, dejo que la marea se calme, que los nervios se disipen. Luego, sí, voy por todo. No sé si exista algún secreto para vencer el miedo, pero yo lo abrazo y le digo “espera, luego te atiendo”.

Acerca de Jarhat Pacheco

Joven escritora colombiana.

No olvides comentar...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.