A MI TRISTEZA

Tristeza, a veces creo que te has ido, que no estás ni en mis latidos ni en mis pensamientos, pero de pronto apareces como una alucinación, como un muerto viviente, al acecho, esperando por mí. Juro que hay días tan calmos, que los disfruto sin pensarte, y me digo a…

Lee más

AGUDO DOLOR

No desperté una mañana con la revolucionaria sensación de que el mundo se equivocaba al afirmar que “caer” era antónimo y no sinónimo de “levantarse”. No me rompí diciéndome a mí misma que necesitaba ese dolor, que gracias a cada pedazo sangrante de mí, iba a reconstruirme en una diosa…

Lee más